Inicio

"El Valledor Siempre" define un colectivo de vecinos reunido en torno a la personalización de un sentimiento que se asienta en el hecho de nacer, vivir, amar, sentir o pertenecer a este terruño de la Asturias profunda, a esta tierra humilde pero generosa que siempre dio a los suyos lo mejor que tenía, integrada por todos los pueblos de la parroquia de San Martín del Valledor (Concejo de Allande, Asturias).
Es una asociación abierta a todos y sin ninguna jerarquía, que se justifica en el convencimiento de sus promotores de la necesidad de manifestar agradecimiento a ese pequeño espacio de este planeta que nos aportó algo tan vital para la estabilidad del ser humano como son las raíces de nuestros orígenes.

La forma de llevar a cabo la puesta en valor de un bien inmaterial que se concreta en la conjunción de sentimientos, afectos, querencias o recuerdos, experimentados y vividos, en el tránsito de cada experiencia individual, se puede, sin lugar a dudas, presentar de múltiples formas y todas ellas válidas para obtener el fin pretendido. Con toda modestia el colectivo que se integra en "el valledor siempre" ha optado por pasar de la contemplación melancólica a la acción sensata pero alegre y empezar para ello por poner en marcha algo que está a nuestro alcance porque no requiere de más autoridad que la voluntad común de llevarlo a cabo, sin que eso signifique renunciar a nada.
Desde ese modo de pensar nació la idea de iniciar el camino de reivindicar los valores de una tierra que la hicieron invisible a lo largo de la historia, propiciando un motivo de encuentro entre sus gentes, acompañados de quienes desde la relación de familia, amistad o fraternidad se quieran sumar.

Que ese encuentro tuviera un marco reconocible en la historia del Valledor y un patrón festivo para disfrutar en comunidad, parece lo más lógico y ese es por tanto el razonamiento fundamental para inscribirlo en la celebración de la que a lo largo de los tiempos, hasta su abandono en fecha imprecisa pero hace muchos años, fue la fiesta de la parroquia de San Martín: la fiesta del Carmen.
Por tanto, recuperar la fiesta del Carmen en San Martín del Valledor como marco para un encuentro fraternal y escaparate para hacer esta tierra visible, es el primer acto que desarrolla el pensamiento fundacional del grupo de pasar de la contemplación a la acción. Mantenerlo y ampliarlo con otras actuaciones futuras será labor de todos. La cancha está disponible y el testigo a la espera para todo el que quiera acercarse a recogerlo. Es muy probable que al final de la carrera no haya premios ni grandes ovaciones, pero es seguro que va a estar presente la satisfacción interior de haber llevado a cabo, compartido con otros, la muestra de gratitud a ese bien inmaterial que nos da el origen de ciudadanía, el que sale de ese rincón del alma en el que estará hasta el final el Valledor siempre.